no hay salida (casi)

31 05 2009

hemos llegado aquí y
no se ve una salida
de todos los senderos
de cada giro dado
somos los responsables
a empujones, a roces
a caricias a veces
y las más, mano a mano

ahora que nos topamos
con un muro de piedra
alto como una vida
hemos de decidir
sentarnos a esperar que pase algún mesías
destrozarnos la uñas buscando algo de luz
que brote entre las grietas
o acostar nuestros cuerpos
jugar hombro con hombro
e iniciar la escalada

Advertisements




de la otra parte del mundo

29 05 2009

Las cartas se espaciaban a veces un mes, a veces días, pero nunca llegaban en el orden correcto. En casos extremos, los saltos atrás habían llegado a ser de meses. Suponía que era debido a las dificultades de los caminos y a la diversa calidad de los servicios postales de esos países lejanos por los que iba pasando.

Partió como un mero conocido, pero todo fue cambiando a lo largo de los años. En los últimos meses, esperaba expectante su ya pronta llegada. Sobre todo desde la carta de hacía una semana. Fechada un año atrás, estaba inacabada. En medio de una frase, la tinta de la pluma corría como un rayo hacia el extremo del papel. Continuaba la misiva con otra tinta y letra, casi de tipo imprenta, mucho más comedida que la suya.

Querida señorita, lamentamos comunicarle que el señor ha muerto al recibir el impacto de una lanza zulú. Estos últimos días han sido terribles en la expedición. Dada la delicada situación en que nos encontramos, procedemos a cerrar el sobre y entregarlo al portador más joven que intentará escapar en la oscuridad de la noche. Mostrándole mis más sinceras condolencias, me despido de Usted,

el asistente del señor.





como perros en pánico

28 05 2009

como perros en pánico
despavoridos
volviendo la cabeza para morder la mano
del que nos acaricia y nos subyuga





sexual awakening

27 05 2009

I had a revelation not from high,
But from below, when thy skirt awhile lifted
, On an Ankle, Fernando Pessoa, English Poems

recuerdo el reverso de mi mano posada
por accidente sobre el pecho de María
en una excursión de sexto curso
la espalda contra la yerba
tumbados en el suelo

recuerdo mis ojos cegados por el sol
pasando a través
de las piernas de María
saliendo del mar un verano
de hace ya veintiocho años

ese sol que continuaba saliendo de su falda
por encima de las rodillas
sentados en un banco de Pérez Pastor
cuando ya anochecía rodeados de gente
comiendo bocas y pistachos





de lo que imagino

26 05 2009

no debería hablar de lo que no sé
mas nada me impide escribir de lo que imagino





el hombre bueno

26 05 2009

el hombre bueno ha muerto de bondad
y comienza la era de los cabrones





Heisenberg (querido Werner)

19 05 2009

tengo una incertidumbre

absoluta

sobre la posición a adoptar
y no sé si ocurrirá
en un instante preciso
mas contengo en mi pecho
treinta mil kilotones
y avanzo con firmeza
hacia algún objetivo