绵羊山坡上的熔岩 / Sheep on a lava hillside / Ovejas en una ladera de lava

3 05 2009

A la chica de ojos rasgados, 一个女人在银杯

sheep

Ingredientes:

  • patatas
  • huevos
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Este es un plato popular de Andalucía oriental, tremendamente sabroso y simple, que se ha visto influenciado por mis continuos viajes culinarios a la China. La proporción entre patatas y huevos depende de cómo le guste a uno la consistencia de la mezcla, pero yo recomiendo unos seis huevos grandes por cada kilo de patatas.

Se pelan las patatas y se cortan en rodajas no muy finas, de al menos medio centímetro de espesor. Se salan y se dejan reposar unos 10 minutos para que absorban la sal. En una sartén, poner aceite a calentar a fuego medio. La cantidad de aceite debe ser tal que sólo cubra ligeramente las patatas. Poner las patatas y dejar freír lentamente a fuego medio, de modo que las patatas se vayan enterneciendo poco a poco y empapándose en el aceite. Evitar en cualquier caso la fritura típica del sur en aceite muy caliente.

Mientras tanto, separar las yemas de las claras en dos recipientes distintos. Romper las primeras y batir las segundas con un poco de sal.

Cuando las patatas estén tiernas, listas para comer se sacan del aceite y se reservan. Se quita casi todo el aceite de la sartén. Con el resto, y a fuego algo más alto, se cocinan las claras removiendo en continuación para que queden bien rotas. El aspecto final en la sartén debe ser el de un montón de palomitas de maíz, o mejor, el de un gran rebaño de ovejas visto desde lejos, algunas solitarias y otras formando pequeños grupos. Cuando están hechas se ponen aparte en un plato.

Entonces se calientan brevemente de nuevo las patatas en la sartén y se disponen en formando una montaña. Sobre esta se vierten las yemas crudas como si de una colada de lava se tratase, y luego se esparcen los copos de clara cocinados a modo de rebaño de ovejas. Si se tiene paciencia de chino (sin ánimo de ofender y con sumo respeto a mis amigos Wang y Gladis), pueden disponerse los copos con una cucharita
de manera que las ovejas formen graciosas figuras en el paisaje reconocibles desde lejos.

Se lleva a la mesa inmediatamente y, si se ha bebido suficiente vino, se puede oír balar a los animalillos antes de llevárselos a la boca.

Advertisements

Actions

Information

2 responses

31 12 2009
Sole

Exquisitamente escrito. Yema cruda? Hmm…hay que provarlo. ¡Bravo!

31 12 2009
brandneweyes

Gracias Sole. También se puede pasar la yema unos segundos en la sartén junto a las patatas antes de servir si no se quiere demasiado pastoso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s