las ataduras

17 05 2012

el contrato de trabajo
las amistades
la afiliación política
las convicciones
la firma de la hipoteca
los churumbeles
el perro que recogiste
el gato
lxs compañerxs (de lucha, de amor, de borracheras)
la vida de ermitaño
los modales con la señora del kiosko cada mañana
la familia (heredada, procreada, elegida)
pagar los impuestos
sellar el paro
los libros que has leído
los que no

verlos como ataduras
o como cabos de velas

cortar
o aprender a relajar, dejarlos a su aire, tensar
cuando haga falta

y navegar

Advertisements




las posesiones

16 05 2012

siempre dije tenerte y
quería decir estar,
dije a mi lado
y pensaba cerca

cuesta romper con la herencia de un lenguaje recibido

era cómplices lo que realmente andaba en mi cabeza





yo trabajo con mi cuerpo

16 05 2012

Hoy había convocada una protesta a mediodía frente a los juzgados del Prado de San Sebastián, en Sevilla, para reivindicar los derechos fundamentales de las prostitutas y expresar el rechazo a la discriminación que vienen sufriendo por el estamento judicial. Una mujer trabajadora del sexo ha sido víctima de una agresión por parte de un tipo que fue grabada por un videoaficionado ajeno al tema. Este ciudadano puso a disposición judicial y distribuyó entre los medios de comunicación dicha grabación, que en cualquier otro contexto habría resultado probatoria. Sin embargo, el juez encargado del caso ha estimado que no debe admitir la grabación, e incluso se duda de que la declaración voluntaria del testigo videoaficionado sirva para que se haga justicia en este caso de violencia.

Yo trabajo con mi cuerpo. Sí, con mis manos, con mi cerebro, con mi lengua. Poniendo ladrillos, curando heridas o haciendo planificaciones. Ya sé que eso a usted no le resultaría relevante si me agredieran. Si cualquier jefe, cualquier usuario del producto de mi medio de vida o cualquier persona que pasara por mi lugar de trabajo me agrediera y alguien fuera testigo y grabara los hechos, la prueba habría sido tenida en cuenta y el/la agresorx podría darse por condenadx. Seguro.

Más aún, si yo trabajara con mi cuerpo en el sector del sexo, puede que las cosas siguieran estando a mi favor (aunque algún obispo se pusiera contento por la agresión), porque a usted, señor juez, si el agresor fuera un tipo un poco bestia, probablemente le gustaría sentirse un algo héroe llevando adelante un caso en el que podría decir que lucha contra la homofobia. Aunque hubiera prostitución de por medio. Puede ser. Que luego yo sea o no gay, o que mis clientes fueran de mi mismo sexo sería algo secundario, la primera impresión mediática bastaría para colgarse su pequeño galón.

O si fuera en otro sector y me agredieran mis jefes, ufff, qué gloria, etiquetita de luchador contra prácticas esclavistas.

Pero juntando que se trata de una trabajadora mujer y que se dedica al sector del sexo (una puta, vamos), entonces no, ¿verdad? Justicia con las putas, defensor de las putas… que feo.

Pues a ver si se entera, señor juez biempensante. Yo trabajo con mi cuerpo, como esa mujer a la que agredieron, como usted sin ir más lejos. Porque usted se dedica a otro sector, pero trabaja con su cuerpo tanto como nosotrxs. Y todxs deberíamos tener los mismos derechos a que se hiciera justicia ante una agresión contra nosotrxs.

Señor juez, todxs somos putas y todxs deberíamos ser cuidadanxs con los mismos derechos.





con esta nueva luna

2 05 2012

con esta nueva luna
nueva
agujero en el cielo
que mañana aparece
hoy hoz que corta

el perro entre tinieblas, las farolas fundidas, reconoce las calles al olor del asfalto

el perro deambula por la calle desierta
y la mira,
una oquedad oscura
un túnel en curva que se abre hacia otro sitio

sin destino
camina y la mira de reojo
¡que no se aperciba de
que la esta mirando!

el perro olisquea el pie de una farola
y en el último instante,
cuando la luna piensa que es parte del paisaje,
brinca algo espasmódico
y se escabulle dentro

solo la cola queda
tapando la hoz brillante
de esta nueva luna
nueva
que se adelanta un día