绵羊山坡上的熔岩 / Sheep on a lava hillside / Ovejas en una ladera de lava

3 05 2009

A la chica de ojos rasgados, 一个女人在银杯

sheep

Ingredientes:

  • patatas
  • huevos
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

Este es un plato popular de Andalucía oriental, tremendamente sabroso y simple, que se ha visto influenciado por mis continuos viajes culinarios a la China. La proporción entre patatas y huevos depende de cómo le guste a uno la consistencia de la mezcla, pero yo recomiendo unos seis huevos grandes por cada kilo de patatas.

Se pelan las patatas y se cortan en rodajas no muy finas, de al menos medio centímetro de espesor. Se salan y se dejan reposar unos 10 minutos para que absorban la sal. En una sartén, poner aceite a calentar a fuego medio. La cantidad de aceite debe ser tal que sólo cubra ligeramente las patatas. Poner las patatas y dejar freír lentamente a fuego medio, de modo que las patatas se vayan enterneciendo poco a poco y empapándose en el aceite. Evitar en cualquier caso la fritura típica del sur en aceite muy caliente.

Mientras tanto, separar las yemas de las claras en dos recipientes distintos. Romper las primeras y batir las segundas con un poco de sal.

Cuando las patatas estén tiernas, listas para comer se sacan del aceite y se reservan. Se quita casi todo el aceite de la sartén. Con el resto, y a fuego algo más alto, se cocinan las claras removiendo en continuación para que queden bien rotas. El aspecto final en la sartén debe ser el de un montón de palomitas de maíz, o mejor, el de un gran rebaño de ovejas visto desde lejos, algunas solitarias y otras formando pequeños grupos. Cuando están hechas se ponen aparte en un plato.

Entonces se calientan brevemente de nuevo las patatas en la sartén y se disponen en formando una montaña. Sobre esta se vierten las yemas crudas como si de una colada de lava se tratase, y luego se esparcen los copos de clara cocinados a modo de rebaño de ovejas. Si se tiene paciencia de chino (sin ánimo de ofender y con sumo respeto a mis amigos Wang y Gladis), pueden disponerse los copos con una cucharita
de manera que las ovejas formen graciosas figuras en el paisaje reconocibles desde lejos.

Se lleva a la mesa inmediatamente y, si se ha bebido suficiente vino, se puede oír balar a los animalillos antes de llevárselos a la boca.

Advertisements




Literatura es locura: autolectura de una simple instalación

19 01 2009

Ya publiqué hace tiempo un post sobre un poema, escrito en la primera mitad de los noventa, que quería plasmar la experiencia esquizofrénica del escritor y del lector cuando atacan una obra que consigue implicarles. Cómo el fenómeno de la heteronimia afecta a escritores y lectores desde los dos lados del espejo, cómo el factor y consumidor -realmente ocurre en cualquier obra de arte- son autores en esa experiencia. Uno es el otro. Ese poema fue realmente pensado como una instalación/escultura cuyo prototipo desarrollé en casa a una escala 1:15 y que luego no llegó a realizarse al tamaño en que se concibió por falta de medios. Describo aquí brevemente el artefacto.

Esta interpretación que doy ahora es una lectura a posteriori de la pieza. La intencionalidad estaba implícita, pero distaba mucho de ser una construcción intelectual en ese momento y sólo reflejaba mi experiencia como creador y como lector.

El texto,

Leitor Pessoa e Fernando Ninguem, a esquizofrenia que rasga o mundo. Reader Auster and Paul Boreas, the schizophrenia tearing the world apart. Lecteur Vian et Boris Va, l’eschizophrenie qui déchire le monde. Lettore Calvino ed Italo Peloso, la schizofrenia che fa a pezzi il mondo. Lector Cortázar y Julio Nuclear, la esquizofrenia que desgarra el mundo. Literatura es locura.

 

2009-01-19-83269

, estaba escrito siguiendo una espiral en una hoja de lienzo amarillo ocre de trama gruesa endurecido con cola y engrudo en piloto. La espiral da idea del proceso de introspección/exploración. En su tamaño final, 1.5×2.25 metros, habría sido endurecido con una resina plástica transparente aplicada en la parte posterior que le habría dotado de la consistencia y flexibilidad necesarias. A continuación la hoja escrita se introduciría en una bolsa transparente de plástico inflable para embalaje parecida a ésta

snowman_thum

y que representaba, tanto el aislamiento del autor en el proceso de creación como la exposición de su artefacto -literario en este caso- hacia el exterior, hacia el lector. De haber expuesto la pieza, todo habría estado dentro de una sala blanca y contenido dentro de una bolsa inflable aún más grande que permitiera alespectador entrar dentro y pasar a formar parte de la “experiencia que se ve desde fuera”. El individuo que lee pasaría a ser leído por los otros individuos que pasan por el espacio circundante a la instalación -se convierte en autor porque otros lo interpretan- o en el caso de estar solo en la sala, su experiencia de interpretación sería tan solitaria como la del propio creador -se convierte en autor porque él/ella experimenta-.